gradient_2.jpg

Día Mundial del Anestesiólogo

"Como anestesiólogo, hace varios años que incursioné en la práctica de esta rama de la medicina y desde el primer día ha sido un carrusel de emociones"

Ya que pude sentir el miedo de la enorme responsabilidad de tener en mis manos al ser más vulnerable: un paciente anestesiado hasta sentir la satisfacción de hacer cosas que parecen irreales como aliviar un dolor que pareciera imposible.

Ser anestesiólogo, al igual que las demás ramas de la salud, implica cuidar de las personas por encima de los intereses y en colaboración con las diferentes especialidades realizamos la labor más importante: Mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Desde el punto de vista de las cirugías donde he podido colaborar, es muy gratificante y satisfactorio, ver los nacimientos, presenciar las cirugías que permiten a pacientes a ver o volver a caminar, así mismo, conocer y colaborar con personas que pueden operar corazones caminando, cerebros que se convierten en personas después de unas horas o ayudar a un niño a que vuelva a correr después que cayera en un juego y se lastimara, o en pocas palabras, colaborar en cosas que parecen imposibles no tiene precio.










¡Porque amamos la vida!